Acerca de las leyendas y este blog

Desde la compleja y entramada realidad surge un fenómeno llamado leyenda, común a todas las culturas, razas y naciones que, desvirtuando en ocasiones su procedencia histórica trata, de hacer asequible a través de mitos fabulosos,  héroes espectaculares, seres mitológicos increíbles, actos y sucesos que quizá, a través de otras fórmulas literarias, no habrían calado tan profundamente en el ánimo y en el remoto credo popular.

La razón pues de la leyenda se pierde en la oscuridad de los tiempos primigenios de forma y manera que ésta, es algo tan inherente al hombre como su misma y propia condición. Muchas veces el fanatismo religioso, el nacionalismo y la política han sido plataformas idóneas desde las que las leyendas recorren los mundos reales y fantasiosos planteando, a veces sin querer, serias dificultades a la hora de discernir cuando son producto de unos, de otros o de todos a la misma vez. Sin embargo la leyenda desde su perspectiva contrastada de herencia de un pasado remoto, constituye, aun sin poseer el valor colectivo y la significación cósmica del Mito, la base de la historia de todas las naciones y respectivos pueblos. Con la confusa interferencia de lo maravilloso y lo real, y en muchos casos resulta difícil trazar una línea divisoria entre ella y la historia que denominamos formal o “auténtica” conforme a los cánones académicos. Las tradiciones orales gozan de indudable valor sobre todo cuando han sido conservadas y transmitidas por una casta adiestrada para ello, como por ejemplo los druidas célticos, que legaban cuidadosamente de generación en generación los recuerdos de la vida nacional.

Por tanto el “periodo legendario” de un país tiene su aspecto histórico y no pueden rechazarse como absolutamente NO históricos ciertos pasajes de las leyendas o relatos legendarios.

Las leyendas suelen recoger las esencias de los credos, creencias paganas o religiones de un pueblo cuando este acuña sus tradiciones legendarias.

Ahora bien será usted, amigo, querido lector de este su blog, el que se forme sus propias composiciones de lugar, juzgue y discierna donde termina la realidad y comienza la fantasía. Siendo las leyendas las fuentes historiográficas producto de la transmisión oral de generación en generación, en muchos casos las más antiguas de las que disponemos, podríamos concluir formulando una entelequia literaria definiendo a leyenda como: “la Carta Magna de las irrealidades más genuinas”.

FDO: ANTONIO CIPRIANO CENIZA ALFONSO 

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS 

Anuncios