CEMENTERIO DE LA CARRIONA, AVILÉS: TUMBAS Y LEYENDAS

Recuerde el alma dormida, grano a grano gotea incesante de arriba a abajo esa cuenta atrás que ya nunca se detiene. Avive el seso y contemple el reloj de arena marcando cómo se va la vida y se viene la muerte, tan callando. Qué fue de las horas y los minutos de esos héroes y anónimos que hoy habitan las calles silenciosas de esta ciudad fría… Volaron. La villa del último viaje es ahora lugar de la memoria, espacio de arte destinado al recuerdo de los seres queridos.

photo_2020-01-27_07-55-54

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL AUTOR: ANTONIO CENIZA

©CENIZA777

Entrada-cementerio-de-La-Carriona-Avilés
Hace siglos las habitantes de Avilés, enterraban a su difuntos en el interior de las iglesias y posteriormente en su entorno. Hasta 1787 en que una normativa obliga a sacar el cementerio fuera de la villa de Avilés. Estos enterramientos se llevaban a cabo en unos terrenos del Convento de la Merced, donde hoy día se encuentra la iglesia de Santo Tomas de Cantorbery.
Familia-Castro-cementerio-de-La-Carriona-Avilés
(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Familia Castro, cementerio de La Carriona, Avilés)
Tiempo después, se pasaría a lo que hoy en día conocemos como el cementerio Municipal de la Carriona. El arquitecto municipal Ricardo Marcos Bauzá , fue el responsable del trazado del cementerio y en 1889, lo primero en construir fue el muro y la verja de entrada, con piedra de Cerrones. Su inauguración tuvo lugar en septiembre de 1890, siendo uno de los mayores de la comarca y el cual conserva un rico patrimonio escultórico y arquitectónico. Un año más tarde se alzó la capilla, que remacha la cruz central a partir de lo que es la parte más antigua del cementerio.
Flores-secas-cementerio-de-La-Carriona-Avilés
Año 1879. Cae el primer grano del reloj de arena. Un Avilés en pleno auge económico y explosión demográfica gracias al comercio marítimo necesita un nuevo camposanto fuera del centro urbano. Ya la Real Célula de 1787 había decretado la necesidad de edificar los cementerios apartados de las ciudades, en «sitios ventilados y lejos de las casas». Se elige un prado verde situado en un alto y se contrata a eminentes arquitectos del momento. Será Ricardo Marcos y Bausá, colaborador del proyecto de «La Ciudad Lineal» de Madrid, el encargado del diseño. De las entrañas de las canteras de Bustiello y Pillarno se extraerá la piedra. Por fin, el 1 de octubre de 1890 se inaugura el cementerio de La Carriona. Una Ciudad de los Muertos de planta cuadrada y estilo mediterráneo con osario y parte civil destinada a los no católicos. En su corazón, una capilla neorromántica desde la que parten las calles con la última morada. El coste: cien mil pesetas, una fortuna para la época.
Relojes-de-arena-entrada-al-cementerio-de-La-Carriona-Avilés
(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Relojes de arena, tapia del cementerio de La Carriona, Avilés)
Finales del S.XIX. La base del reloj de arena ya tiene una fina capa de sedimento. Burgueses y adinerados avilesinos que regresan de las Américas con barcos repletos de plata planean su propio mausoleo, símbolo de la prosperidad que les acompañará también en la otra vida. Los Indianos ocupan un lugar privilegiado, próximos a la capilla. Esculturas de ángeles trompeteros, directos al cielo, vírgenes de rostro triste, querubines guiando a los más pequeños… Un despliegue de arte funerario en el que trabajaron los escultores más destacados de Asturias, destinado a la ostentación y a la lucha contra el olvido en los siglos venideros.
Nichos-cementerio-de-Avilés
(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Tumbas y nichos, cementerio de Avilés )
Más alejadas las calles humildes, esas de los obreros, amas de casa, trabajadores de la tierra y el trigo. En La Carriona reposan avilesinos y avilesinas anónimos junto a otros que hicieron Historia. Un tejido de almas entrelazadas y unidas que vivieron en esferas tan diferentes… Y hoy vecinas silenciosas. La Carriona es una galería ecléctica, en la que conviven diversos estilos interpretando a la oscuridad: búhos y lechuzas son los reyes de la noche. La serpiente simboliza la mudanza de la piel. No puede faltar la clásica calavera, unión de vida y muerte.
Cementerio-de-Avilés
(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Cementerio de La Carriona, Avilés)

La Carriona en Hipogeo.

Alegorías marineras en los mástiles rotos, simbolizando la tempestad que hunde el barco: otra vez la muerte ganó a la vida, como en tantas otras. Algo típico de los cementerios de la Bretaña francesa, al norte de estas costas pero hermanas en la lucha contra el océano. Lo que sí es único de La Carriona es la estructura de Hipogeo. Una construcción subterránea con techos abovedados, heredada de tradiciones más antiguas de enterramiento.
Hipogeo-cementerio-de-La-Carriona-Avilés

 

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Hipogeo, cementerio de La Carriona, Avilés)

Ilustres del cementerio de La Carriona.

La arena del reloj continua deslizándose. 1911, La Carriona se viste de de gala para acoger entre sus muros a un diputado y ministro: el Marqués de Teverga, acompañado de un gran séquito y honores en su despedida. 1937, letras de luto para recibir a un periodista, Luis Menéndez Alonso más conocido como Lumen. Un año después, al gran escritor avilesino, Armando Palacio Valdés. La mujer asturiana no es otra que Demetria, personaje nacido de su pluma; se dice que fue la propia sobrina de Valdés la que hizo de modelo. Aún hoy siempre tiene flores frescas en su regazo.

 

Tumba-de-Armando-Palacio-Valdés

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Tumba de Armando Palacio Valdés)

 

«La vida está hecha para obrar, y es tan corta, que si nos obstinamos en razonar cada uno de nuestros pasos, corremos el peligro de quedar inmóviles». Armando Palacio Valdés

El reloj de la Muerte marca las horas más sombrías: la de la Guerra Civil en Avilés. Una cruz enorme con yugo y flechas para los caídos por la patria del bando franquista. Una columna en la otra esquina, casi escondida, la fosa común con cadenas para los republicanos que murieron defendiendo la libertad. Otra leyenda de La Carriona: se dice que en los cipreses aún se puede rastrear las señales de algún balazo…

Fosa-del-cementerio-de-La-Carriona

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Fosa del cementerio de La Carriona)

Décadas duras las de la Dictadura, que condenó a muchos avilesinos al exilio y al olvido. Ana de Valle, poetisa autora de «Pájaro azul», desde su refugio en Francia añora las gaviotas del Cantábrico de su Asturias natal. En los 50 consiguió regresar tras catorce años sin ver a su esposo. Renaudó la escritura con el seudónimo «María de la Estrella». Sus cenizas desde Lieja volvieron a tierra asturiana en los años 80 para descansar para siempre en La Carriona.

Mausoleos-del-cementerio-de-La-Carriona

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Mausoleos del cementerio de La Carriona)

 

Otros habitantes ilustres de La Carriona son el pintor Juan de la Cruz Pérez Espolita; el Rector de la Universidad de Oviedo, Sabino Álvares Gendín; Justo Ureña y Hevia, escritor, historiador y cronista oficial de la villa o el pianista Benjamín Orbón, acompañado de su hijo Julián, quien compuso la famosa canción cubana «Guantanamera». En 2014 una reciente tragedia: la del deportista de élite Yago Lamela, el mejor atleta de salto de longitud de España, de prematura muerte.

Tumba-de-Benjamín-Orbón-Avilés

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Tumba de Benjamín Orbón)

 

«Yo soy un hombre sincero de donde crece la palma
Y antes de morir yo quiero echar mis versos del alma…»

 

 

El reloj de arena casi rebosa. 2015. La mejor escultura funeraria de los panteones españoles recae en la del mausoleo de la marquesa de San Juan de Nieva. Un ángel con rostro de hombre y torso femenino apunta al cielo con las alas desplegadas. La trompeta espera su cometido: anunciar el juicio final. Un sudario lo envuelve todo, bajo el que se intuye un crucifijo. Cipriano Folgueras fue el autor de este panteón de leyenda, con una de las más curiosas: se dice que las cuencas de los ojos del ángel están huecas, ya que alguien robó las piedras preciosas que contenían durante la revolución.

Mausoleo-de-la-Marquesa-de-Nieva

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Mausoleo de la Marquesa de Nieva)

LEYENDAS DEL CEMENTERIO DE LA CARRIONA:

Mausoleo-doña-Isidora-Arias-cementerio-de-La-Carriona-Avilés

Antiguamente era costumbre de llevar el ataúd a hombros desde la parroquia, ya fuera la de San Nicolás de Bari o la Sabugo, hasta la zona de El Focicón, que estaba ubicada a la altura de la actual comisaría de Policía Nacional. Desde allí, el féretro se subía a un carro o carroza, más o menos lujoso dependiendo de lo pudiente que fuera el muerto en vida, y se acercaba hasta La Carriona.
En el año 1918. la llamada gripe española acabó con la vida de millones de europeos y se estima que afectó a unos 2.500 avilesinos, . Cientos de ellos murieron y las marchas fúnebre que ascendían por Galiana y lo que hoy es la avenida de Portugal hasta El Focicón, tuvieron una variante especialmente siniestra. Para evitar que cundiera la alarma entre la población, las autoridades decidieron que los cadáveres fueran enterrados de noche, de forma discreta.
Y como todos los cementerios, el de La Carriona tiene una historia más o menos oculta, que, nada tiene que ver con fantasmas o zombis. Estas son algunas de las leyendas en torno al cementerio de la Carriona.

avi-carriona--575x446
Desentierra a su hermano para quedarse su guitarra
Las profanaciones de tumbas son algo realmente extraordinario en la historia del cementerio de La Carriona. Sólo se recuerda que en dos ocasiones, y hace ya un par de décadas, alguien intentara sacar por su cuenta los restos de un muerto del sepulcro. Uno de ellos fue un joven que fue sorprendido con el cuerpo de su hermano, enterrado cinco días antes, fuera de la tumba. La explicación que dio a quienes luego tuvieron que volver a enterrar el cadáver, y a la Policía, fue que solo pretendía recuperar la guitarra con que supuestamente se había enterrado al joven. Aunque de la guitarra nunca nadie supo.
No obstante, tiempo atrás era costumbre enterrar a los muertos con objetos importantes para ellos o de valor, joyas fundamentalmente. En el momento de retirar los restos, se guardaban para la posterior reclamación de las familias. Pero ahora no, ahora la costumbre es que los fallecidos se entierren literalmente con lo puesto.
El ataúd que flotaba en su fosa
Esos enterramientos de madrugada inspiran, sin ninguna duda, una imagen mental tenebrosa que poco tiene que ver con la de uno de los complicados enterramientos que se realizaban en La Carriona en los días de lluvia en tiempos pasados. A finales de la década de 1960, el grueso de las inhumaciones aún se realizaban en Avilés en tierra -los nichos no se popularizarían hasta la década siguiente-, pero las peculiaridades del terreno en que se ubica el cementerio de La Carriona, muy arcilloso, complicaban el proceso en los días de lluvia copiosa, que no son precisamente pocos en Asturias.
Aquel día, los continuos chaparrones acabaron, como era frecuente, inundando la fosa en la que se iba a enterrar un finado al que uno se podría referir con el nombre ficticio de Manolo. Los enterradores introdujeron el ataúd en el agujero pero, por el agua acumulada, acabó semisumergido, flotando en agua. El apurado personal del cementerio decidió entonces camuflar lo ocurrido a ojos de la familia cubriendo el féretro con flores y coronas. Más tarde ya se encargarían ellos de drenar el agua y dejar la tumba en condiciones para el enterramiento definitivo.
Pero al llegar los parientes, la viuda acabaría por arrojarse sobre la caja emocionada y desconsolada por tan sensible pérdida. La mujer, al percatarse de la ‘sopa’ en que se había convertido su esposo, lanzó una frase que aún se recuerda en La Carriona: ‘¡Ay Manolo!, ¡con lo poco que te gustaba el agua y has acabado de capitán de la Marina!’. Tragicomedia pura.
El portugués que dormía en un nicho
Durante un tiempo, los miles de enterrados del cementerio de La Carriona pasaron la noche acompañados por un vivo. Se trataba de un vagabundo portugués que encontró su peculiar ‘hogar’ en uno de los nichos vacíos del camposanto. Allí pasaba las noches bien resguardado de las inclemencias del tiempo y de miradas inoportunas.
Con todo, su historia y su situación acabó por ser conocida por los vecinos del barrio de La Carriona, que no dudaron en organizar una colecta con la que costearle el viaje de vuelta a casa, a Portugal. El hombre, compró su billete de vuelva y dejó libre el nicho para un posterior enterramiento.
El extraño caso del niño del cementerio de La Carriona.
El 18 de abril de 1917 tres niños de unos ocho años -Manuel Torres, Ángel Ovies y Agustín García Sánchez- jugaban en la plaza de la iglesia de La Magdalena cuando se les acercó un hombre de gran estatura, con una pequeña cicatriz en la cara y vestido con alpargatas encarnadas y una chaqueta color café. Les preguntó por la Suiza Española (una fábrica de lácteos de la época) y Manuel Torres -Manolín- fue el único que accedió a irse con el forastero. No sabía que se trataba de Ramón Cuervo, un indiano tuberculoso que había llegado del concejo de Llanera y que pasó a la historia del crimen como el último de los sacamantecas españoles. El niño fue hallado al día siguiente con la garganta abierta y desangrado en el monte de La Arabuya y ahora, casi un siglo después, se le relaciona con una serie de apariciones supuestamente registradas en el cementerio avilesino de La Carriona, donde está enterrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

 

FDO: ANTONIO CENIZA

photo_2020-01-27_07-56-02
mi-firma
photo_2019-11-15_11-27-24
 
 
 
 
 
 
PÁGINA WEB: ANTONIO CENIZA
photo_2020-01-21_22-22-10
PÁGINA WEB: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
74584423_2672196189506422_8818045042439487488_o
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS GALICIA G.I.M.G (GRUPO DE INVESTIGACIÓN)
PÁGINA FACEBOOK: MISTERIOS DE LAS NOCHES GALLEGAS PODCAST RADIO
photo_2019-11-15_19-27-45
PÁGINA FACEBOOK
BRUJERÍA.PARANORMAL.INVESTIGACIONES.MAR. B.P.I.M. 
photo_2019-11-15_11-28-23
PÁGINA FACEBOOK
MISTERIOS , LEYENDAS DE GALICIAY ASTURIAS
PÁGINA FACEBOOK: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA:
PÁGINA FACEBOOK: LOBO BLANCO, MANU GENZOR FOTOGRAFÍA
PÁGINA FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO (G.I.M.G)
photo_2019-11-15_19-29-32
BLOG MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS:
photo_2019-11-15_11-28-43
BLOG: LEYENDAS DEL MUNDO CENIZA
photo_2020-01-22_09-39-11
BLOG BRUJERÍA PARANORMAL INVESTIGACIONES MAR
photo_2019-11-15_11-28-23
GRUPO DE FACEBOOK: MISTERIOS Y LEYENDAS 777:
photo_2019-11-15_11-28-04
GRUPO FACEBOOK: MARIN&MARIN INVESTIGACIONES Y LEYENDAS:
photo_2019-11-15_11-28-08
GRUPO FACEBOOK: VIVENCIAS DEL MAS ALLÁ MAR:
photo_2019-11-15_11-28-12
GRUPO DE FACEBOOK: LEYENDAS MISTERIOS Y VIVENCIAS DEL MÁS ALLÁ:
photo_2019-11-15_11-28-18
GRUPO FACEBOOK: EL MUNDO DEL MISTERIO – G I M G
77287248_157239765662025_4409008422989594624_n
BLOG DE ANTONIO CENIZA:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s