LA LEYENDA DE LOS ALAS Y EL CASTILLO DE GAUZÓN

La leyenda asegura que la Cruz de la Victoria que recubrió en oro Alfonso III encierra la cruz original que llevó Don Pelayo en la batalla de Covadonga.

IMG_8976

EL AUTOR: ANTONIO CENIZA

©CENIZA777

 

22-pec3b1on-y-la-pec3b1ona-castillo-gauzon-simulacion-de-david-seijo-en-asc-150614

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Castillo Gauzón en el Peñón de Raíces. Simulación de David Seijo)

El castillo de Gauzón, la fortaleza cuyos restos se excavan en el Peñón de Raíces (Castrillón), va camino de convertirse en un símbolo más de la historia de Asturias, un elemento que, más allá de su peso histórico, enraíza con la identidad de un pueblo. Tiene todos los elementos para serlo: los últimos estudios arqueológicos constatan su antigüedad, que se remonta a la época anterior de la batalla de Covadonga y que evidencia, según los investigadores, la existencia de una clase noble asturiana bien relacionada con los visigodos y que gozaba de cierta autonomía.

Equipo trabajando en las huellas de las torres del castillo de Gauzón

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: Equipo trabajando en las huellas de las torres del castillo de Gauzón)

Además, orfebres del castillo de Gauzón se encargaron de recubrir de oro y piedras preciosas la Cruz de la Victoria, el símbolo de Asturias por antonomasia, el elemento que distingue su bandera. Fue un encargo de Alfonso III el Magno en el año 908. Para entonces, el castillo castrillonense ya llevaba en pie casi 300 años. El hallazgo reciente en el yacimiento de una moneda visigoda de finales del siglo VI parece reforzar el peso histórico de una fortaleza a la que cada vez acuden más asturianos para conocer sus secretos. Realidad histórica y relato mítico se mezclan en las piedras del Peñón de Raíces, que año tras año demuestran ser un filón para los investigadores.

La muralla del frente norte del castillo de Gauzón. Ricardo Solís

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: La muralla del frente norte del castillo de Gauzón. Ricardo Solís)

El castillo de Gauzón se halla emplazado en el Peñón de Raíces Vieyu, en el conceyu de Castrillón. En él fue recubierta de oro y piedras preciosas la cruz de la victoria por orden de Alfonso III. Actualmente se halla en excavación y su datación cronológica más antigua es del siglo VIII.

cruz-de-la-victoria

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: CRUZ DE LA VICTORIA)

En la leyenda heráldica del apellido Alas, aparece vinculado a una gran batalla de los tiempos de Pelayo.

El Peñón de Raices. Castillo de Gauzón, Castrillón (Aviles-Asturias)

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: El Peñón de Raíces. Castillo de Gauzón, Castrillón ,Avilés-Asturias)

La LEYENDA DE LOS ALAS  bautiza su nacimiento tal que así: cuando, en el siglo VIII, los árabes se apoderaron de Avilés, un caballero de nombre Martín Peláez, se hizo fuerte al refugiarse en Raíces, donde entre sus propiedades poseía una fortaleza (debe referirse al castillo de Gauzón) que vigilaba el estuario en cuyo fondo se asentaba Avilés, el más poderoso puerto del reino de Asturias.

Al tal caballero, los mahometanos lo cercaron y acorralaron en las torres del castillo, donde Martín se había escudado, defendiéndose a mandoble limpio. Pero comenzó a desfallecer en su agotadora decapitación de islámicos que seguían achuchándole como si nada, hasta que apareció en lo alto del castillo un ángel de grandes alas -he aquí el quid de la cuestión- con una espada en la mano y una cruz en la otra, oyéndose una voz que tronaba: «Venga Señor, a nos, tu causa». Y así Martín Peláez terminó triunfante y, desde entonces, fue conocido como Don Martín el de Las Alas.

Estas son leyendas y lo demás son cuentos

Hay quien asegura que fue el mismísimo don Pelayo quien le concedió el escudo de armas, donde se refleja aquella leyenda, y que es uno de los más antiguos que se conocen (y del que existen variantes, expuestas por Francisco Mellén en su publicación ‘Heráldica de Avilés’). Abundan los escudos de esta familia en distintos edificios de la ciudad, donde también hay una calle (antigua calleja del Moclín) llamada ‘Los Alas’, desde 1892.

3

4

(FOTOGRAFÍAS SUPERIORES: escudo de la familia Las Alas, visible aún en el frontal de la capilla, que se encuentra bajo la advocación de Santa María de Las Alas)

En la Edad Media, construyeron una casa fortaleza, en pleno puerto, al lado de la histórica parroquia de San Nicolás de Bari (hoy iglesia de los Padres Franciscanos), que incluía un alcázar artillado y un palacio residencial, justo donde hoy está el de Camposagrado. Según fue avanzando el tiempo, encontramos mercaderes, guerreros, marinos, religiosos, políticos, ostentando el apellido de Las Alas.

captura-de-pantalla-de-2016-03-17-192959

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: escudo de armas del marqués de Camposagrado,  visible también en el  palacio del mismo nombre, muy cercano a la capilla de los Alas)

Se dice que allí se hizo fuerte Martín Peláez de Avilés junto con un puñado de caballeros. Los moros tomaron una de las torres del castillo y mediante escalas quisieron tomar la otra, pero Martín Peláez los rechazó cortando la cabeza a muchos de ellos. En ese momento de la refriega, en lo alto de la torres se apareció un ángel de grandes alas y los enemigos fueron vencidos. Enterado Pelayo del hecho concedió por armas las dos torres con las cabezas de los moros cortadas al pie de ellas, y las alas del ángel a los lados del castillo, y dio “Alas” a este linaje. Una variante de la representación heráldica es un ángel con grandes alas y espada o cruz en mano, con la frase: “Vindica domine causam tuam”. Leyenda aparte, el castillo de Gauzón fue un baluarte importante en la defensa de la ría de Avilés para evitar los ataques de los vikingos y de los actos de piratería musulmana.

El castillo perteneció en sus últimos tiempos a la orden de Santiago y fue comprado en 1420 por Fernando González de Uvieu, que construyó en sus proximidades un eremitorio franciscano del cual todavía quedan las ruinas.

mitologia

(FOTOGRAFÍA SUPERIOR: El ángel alado de la leyenda en el cuartel superior izquierdo del escudo del Palacio de Miravalles (siglo XIX) en Santuyanu d’Arbás. Cangas del Narcea)

 

De este castillo procedía una pieza de mármol sobre la que, en 1434, se colocó el heraldo tallado en madera que señalaba el camino hacia el Paso Honroso defendido por Suero de Quiñones. Este Fernando González sería abuelo de Martín González que se casó con María de las Alas y haría suya esta leyenda heráldica. A partir de 1639 las alas flanqueando el castillo dejaron de reproducirse en los escudos, y terminó por representarse el ángel armado.

FDO: ANTONIO CENIZA

IMG_8976

MI FIRMA

 

PÁGINA DE FACEBOOK:

MISTERIOS,LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS :

https://www.facebook.com/antonioceniza777/

22308953_181790562393047_2393111636206912244_n

PÁGINA FACEBOOK: LEYENDAS DEL MUNDO:

https://www.facebook.com/ldmceniza777/

29314229_380083205827505_1018962088824930304_n

BLOG LEYENDAS DEL MUNDO:

29314229_380083205827505_1018962088824930304_n

https://leyendasmundo.wordpress.com/

BLOG MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS:

20375765_105417966815224_4188609703792705285_n

https://misteriosleyendasdegaliciayasturias.wordpress.com/

 

FUENTES:

https://www.lne.es/

https://fusionasturias.com/

https://www.elcomercio.es/

https://elblogdeacebedo.blogspot.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s