MITOLOGÍA ASTURIANA: GIGANTES QUE CUSTODIAN TESOROS

Los moros dejaron ocultos muchos tesoros. Es habitual que estén custodiados por demonios, sierpes monstruosas, gigantes, o el mismísimo Mahoma.

De todos modos, conviene recordar que, en un primer momento, el término “moro” equivalía al no bautizado, al pagano. Con el paso del tiempo esta palabra fue sustituyendo a los míticos xentiles o antiguos, mezclándose con los moros derrotados por Pelayo. Así dólmenes, castros, torreones o explotaciones auríferas romanas pasaron a ser obra de estos míticos moros.

IMG_1003
En su huida dejaron tesoros ocultos, mientras que otros quedaron encantados, principalmente las moras, mito paralelo a las xanas en muchos concejos.
La búsqueda de tales tesoros denominados ayalgues o changas, en el occidente astur, fue un auténtico fenómeno social, que a veces, se veía retroalimentado con hallazgos fortuitos de monedas de oro romanas o joyas castreñas, lo que daba “veracidad” a las leyendas de tesoros ocultos. Llegaron a existir libros manuscritos donde se hablaba de en qué lugares había que buscarlos, tales manuscritos eran conocidos como leyendas, liendas o gacetes.

2026b3314632b1b11db3195f2e462ef3
Ahora bien, algunos de esos tesoros estaban custodiados por gigantes, principalmente en algunas cuevas, casi todos ellos armados de una descomunal maza de hierro.
Algunos eran estatuas, autómatas que se accionaban al pisar algún resorte, otros eran gigantescos ogros.
Por ejemplo en el Picu’l Gatu, en Campareonda (Morcín) se encuentra el Pozu Rodrigu y allí hay un cofre de oro custodiado por un xigante de fierru armado con una maza, que al entrar en la cueva se acciona al pisar un resorte. En Muñón d’Espines o Espines de Foz (Riosa) se encuentra la Cueva Gancios. También allí hay un cofre de oro guardado por un gigante que fulminará de un mazazo a quien se atreva a entrar en busca del tesoro. Se decía que aquel cofre había sido dejado allí por Omar Ben Absili “El cruel” después de haber sido derrotado en La Golpeá, sobre Muñón de Llena.

a20bruxa20dos20dentes20kr3
Dentro de la cueva había, también, un molino, moliendo oro. Tiodulo de La Pola, buscador de tesoros, decía que en La Fonte los Tayos había una bocamina para entrar.

Existen en Asturias, y también en algunas regiones como Cantabria, numerosas gacetas en las que se habla de gigantes armados que custodian los tesoros ocultos.

genio_cab
En una gaceta manuscrita de Tapia de Casariego (antiguamente propiedad de un paisano de Sueiro-El Franco) también se habla de gigantes armados.
“Parroquia de Tuna, aseguran que el castillo de Alba, que está al pie del que baja al Argomoso, que es el de Tribías (…) tiene la puerta al poniente del sol (…) a seis pies de fondo donde está la mezquita enterrada, tiene un ydolo de oro y antes de la mezquita está un gigante que tiene en la mano una cimitarra y en la cabeza un morión de valor (…) y junto a él dos calderos de cobre llenos de oro y plata, pendientes de una barra de plata y fuera de éstos túnicas con muchas alhajas de plata y mesa de valor por labrar(…)”.
En otra gaceta de Valdemoro (Candamu) podemos leer:
“San Lorenzo de Felguras, a tres pasos de la puerta de Santa Cristina y al frente de ella cavarás dos codos y hallarás dos cosas una encima de la otra y en medio un instrumento músico al pie de un sepulcro de un rey moro. Cógele y tócale con un rabil y a la música saldrán gigantes atemorizándote, no les temas, sigue tocando hasta que no aparezcan más figuras y hazles una cruz con la mano diciendo “Dios lo guarde todo” y las figuras volverán en barras de oro…” El “instrumento músico” parece ser una zanfona, o gaita rabil.

mitologia_febrero
Si bien estos ejemplos se refieren a Asturias, en la vecina Cantabria encontramos historias semejantes. El codicioso monarca Felipe II llegó a costear una expedición, dirigida por un mago italiano a la cueva llamada El Tesoro, en Peñacastillu de Santander para hacerse con las riquezas custodiadas por un monstruo mitad humano mitad serpiente, un perro gigantesco y por último un gigante armado con una maza de hierro.

mitologia_marzo
El “mago” italiano Marco Antonio María Romano, que se encontraba preso en la cárcel de San Sebastián, se aprovechó probablemente de tales leyendas para embaucar al Rey y posteriormente burlar la vigilancia y escapar.

tesoro

No sería la única vez que Felipe II se interesase por los tesoros ocultos de los que, por aquel entonces, llamaban “xentiles y paganos galigrecos” puesto que también dio permiso a Sebastián Vázquez de Ortas del Coto de Recemil (Lugo-Galicia) para excavar en las viejas mámoas (túmulos y dólmenes) en busca de tesoros, de los cuales la corona se reservaría una parte. Fueron búsquedas infructuosas que traerían como consecuencia la destrucción de gran parte del patrimonio arqueológico.

FDO: ANTONIO CENIZA

IMG_8976

MI FIRMA

PÁGINA DE FACEBOOK:

MISTERIOS,LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS :

https://www.facebook.com/antonioceniza777/

22308953_181790562393047_2393111636206912244_n

PÁGINA FACEBOOK: LEYENDAS DEL MUNDO:

https://www.facebook.com/ldmceniza777/

29314229_380083205827505_1018962088824930304_n

BLOG LEYENDAS DEL MUNDO:

29314229_380083205827505_1018962088824930304_n

https://leyendasmundo.wordpress.com/

BLOG MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS:

20375765_105417966815224_4188609703792705285_n

https://misteriosleyendasdegaliciayasturias.wordpress.com/

 

FUENTES:

https://fusionasturias.com/

http://www.celtiberia.net/

http://www.ancient-origins.es/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s